La enseñanza virtual, alternativa obligada a la actividad educativa presencial en tiempos de crisis

La inesperada y sorprendente aparición de la pandemia causada por el Covid-19 obligó al Ejecutivo a suspender la actividad educativa presencial en los centros escolares a partir del 16 de marzo y sustituirla por un improvisado modelo de teleformación en el que alumnos y profesores afrontaron ese desafío desde sus domicilios particulares al declarar el Gobierno el Estado de Alarma y el subsiguiente confinamiento de las personas en su casa.

Los medios de comunicación han recogido las permanentes recomendaciones, cuando no regulaciones explícitas del Gobierno central y el de las distintas comunidades autónomas, para trasladar a la opinión pública el estado de la situación en tiempo real, día a día. Por otro lado, los centros escolares hemos asistido a innumerables encuentros con las autoridades educativas con el fin de perfilar el regreso a la denominada “nueva normalidad” a partir de setiembre, de acuerdo con lo estipulado por las autoridades sanitarias y educativas.

En este contexto se sitúa esta entrada que hoy cuelgo en mi blog, inspirada en el reportaje “El desafío de los profesores” publicado en El País Semanal el pasado domingo, 16 de agosto. Se trata de un amplio documento que recoge las reflexiones de distintos profesionales del espectro educativo como, por ejemplo, la de José María Ruiz, director del IES Cartima de Málaga y profesor de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y de otros colegas suyos de ese centro, como Emilio Maldonado, profesor de Historia; Patricia Carrasco, profesora de Biología o la de Aurora Carretero, jefa de estudios y profesora de Inglés.

Para realizar este reportaje, afirma su autor, Guillermo Abril, ha entrevistado a docentes de diversas localidades. Todos ellos manifiestan, según consta en el escrito, que “las instrucciones que han recibido de las consejerías de Educación son confusas y poco concluyentes; los recursos para cumplirlas resultan escasos; reina el principio de incertidumbre y cada colegio e instituto parece enfrentarse al nuevo curso a su modo y como buenamente puede. La mayoría se muestra poco esperanzada”.

Igualmente, el escrito pone en valor las palabras del precitado director del IES Cartima, José María Ruiz, que dice: “va a haber contagios seguro”. Abunda en esta línea de pensamiento Guillermo Abril, además, con una opinión del profesor de Historia de ese centro, Emilio Maldonado, “Sinceramente pienso que vamos a estar una semana y nos van a volver a confinar”.

El autor de este reportaje “El desafío de los profesores” hace alusión explícita, también, a Panorama de la educación en España tras la pandemia de covid-19. Se trata de un extenso y recomendable estudio editado recientemente por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) en colaboración con el BBVA.

La directora general de la FAD, Beatriz Martín Padura, en la presentación de esta investigación, sostiene que “los resultados muestran dos ideas sobre las que gravita la visión de la comunidad educativa en general: preocupación y esperanza. Preocupación por la situación experimentada en los últimos meses, y por un futuro incierto, respecto a la logística, las condiciones de seguridad, el desarrollo del aprendizaje y el estado emocional del alumnado. Esperanza porque esta situación nos hará más fuertes…”. Por otra parte, relata Beatriz Martín, “el estudio aporta conclusiones clave para entender la posición de la comunidad educativa ante el reto que afrontamos y ofrece un plan de actuación y recomendaciones de cara al próximo curso escolar, dirigido tanto a la propia comunidad educativa, como a administraciones, ONGs y otras entidades”.

El Covid-19 ha modificado la vida de millones de personas en todo el mundo. El ámbito educativo está padeciendo unas insólitas consecuencias jamás imaginadas. Centros educativos cerrados. Transición de una enseñanza presencial a una digital. Incertidumbre en torno a los procesos habituales de enseñanza aprendizaje. En suma, un impacto que nos ha dejado absolutamente desconcertados hasta el punto que el regreso a las aulas en setiembre para iniciar el curso 2020-2021, a día de hoy, se encuentra mediatizado por una ausencia de garantías sanitarias eficaces.

Repasando la prensa digital este pasado domingo, 16 de agosto, encontré el reportaje “El desafío de los profesores” antes mencionado, de Guillermo Abril, en el País Semanal y tengo que reconocer que me causó un gran impacto. Tal fue así que me pareció oportuno hacer unos comentarios y subirlos a Facebook para conocimiento de mis amigos en esa red social.

“He leído y releído este reportaje y, en honor a la verdad, no puedo evitar exteriorizar mi angustia y preocupación ante el desalentador escenario que se nos presenta para retornar a la actividad educativa presencial al inicio del próximo curso escolar 2020-2021 en setiembre.

La incertidumbre, inseguridad y desaliento que embarga a los equipos directivos, profesorado y familias deben dar paso, sin embargo, a una actitud resiliente que nos motive y aporte la energía suficiente para dar una respuesta eficaz a la dramática situación en la que nos ha sumido la pandemia causada por Covid-19.

A pesar de las múltiples debilidades del sistema educativo y de la evidente escasez de recursos humanos y materiales para hacerla frente con garantías educativas -sin olvidar las legales por quien corresponda (Gobierno) y asuma las responsabilidades ante cualquier contagio que pueda producirse- el profesorado va a demostrar, de nuevo, su determinación y su apoyo a toda la comunidad educativa, incluida la Administración, para, todos unidos, guiados por la normativa reguladora dictada por el Ejecutivo vía protocolos y planes de convivencia, responder al desafío que representa la “nueva normalidad” de cara al comienzo de las clases en setiembre”.

Unos días antes, comentando también una entrada en Facebook de mi amiga Milagros Bárcena, referida al lamentable escenario sanitario que estamos soportando en todo el país –también en Cantabria- quise manifestar mis impresiones sobre el particular y escribí lo siguiente:

“La ausencia de liderazgo efectivo para frenar la pandemia añadida al incumplimiento reiterado de las disposiciones y recomendaciones vigentes, la insensatez e irresponsabilidad de muchos ciudadanos, la ausencia de los necesarios recursos humanos y materiales, la diversidad de criterios contradictorios y, en mi opinión, las mentiras y permanente manipulación de la información por quienes deberían ser un modelo a imitar por todos está originando un elevado grado de  inseguridad que se me antoja insoportable por momentos.

La incertidumbre se está apoderando de la mayor parte de las personas de todo tipo y condición y afecta seriamente a su salud emocional.

Afrontamos una emergencia nacional producida por un virus que ya se ha cobrado varias decenas de miles de muertos en nuestro país.

¿Estamos dando una respuesta adecuada, consensuada y eficaz, con todos los medios posibles, a esta inesperada y sorprendente catástrofe?”.

Finalmente, vuelvo al mensaje que encierra el título de esta entrada La enseñanza virtual, alternativa obligada a la actividad educativa presencial en tiempos de crisis. Decroly ha experimentado una transformación pedagógica y digital muy notable en los últimos años. Un momento especialmente significativo se produjo en el curso escolar 2009-2010, coincidiendo con la declaración de 2009 como el año de la creatividad y la innovación por la Comisión Europea.

Anteriormente, sin embargo, la incorporación de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) como herramientas de trabajo cotidianas habían sido introducidas paulatinamente en todos los procesos de enseñanza aprendizaje en este centro de Formación Profesional. Una consecuencia de esta decisión se concreta en la supresión paulatina de los libros de texto en ese curso escolar 2009-2010 y la incorporación del aprendizaje integrado de contenidos y lengua inglesa en el 2012-2013.

La tecnología digital es un elemento esencial de la actividad educativa presencial en Decroly. Su uso habitual generaa una dinámica cotidiana imprescindible en la hoy denominada sociedad del aprendizaje, en la era digital en que nos encontramos. La formación permanente del profesorado en TIC y en las metodologías asociadas a su implementación en los procesos de aprendizaje del alumnado constituye un pilar esencial del Carácter Propio de Decroly y de su Cultura Corporativa.

Equipo directivo y claustro, tal y como señalo en mi entrada TELEFORMACIÓN Y APRENDIZAJE DIGITAL DEL ALUMNADO DE FP DE DECROLY, de 24 de marzo de 2020, “sostienen el aprendizaje digital y la teleformación, en tres pilares fundamentales: los dispositivos y herramientas tecnológicos para facilitar la comunicación, creación de contenidos e intercambio de criterios; la cualificación y capacitación pedagógica del profesorado para agilizar y mejorar el aprendizaje del alumnado y los recursos y materiales necesarios para desarrollar procesos de enseñanza aprendizaje de calidad y alcanzar los objetivos generales y específicos de cada módulo y ciclo formativo en forma de competencias profesionales y transversales, acordes con las demandas personales de cada estudiante y del mercado de trabajo”.

Ante el reto que supuso la supresión de la actividad educativa presencial en el último trimestre del curso pasado 2019-2020 a causa del Covid-19, Decroly apenas tuvo dificultades para implantar un modelo de educación virtual sustitutorio. Los problemas encontrados como consecuencia de la escasez de dispositivos electrónicos por una parte minoritaria del alumnado fueron resueltos a través de un sistema de préstamo de ordenadores portátiles.

Si las circunstancias se repitieran, es decir, la vuelta a la formación online consecuencia de un incremento de los rebrotes de la pandemia, y si la autoridad competente lo determina, Decroly retomará la formación virtual sin grandes contratiempos, más allá de los originados por la limitación de los recursos digitales de un sector minoritario del colectivo estudiantil y aquellos otros producidos por el estado de ánimo de alumnos y familiares que desajusten su estabilidad emocional y perjudiquen, consecuentemente, su rendimiento académico.

 

Entradas relacionadas:

  1. DECROLY AVANZA POR LA SENDA DE LA INNOVACIÓN PARA FORTALECER LAS COMPETENCIAS TRANSVERSALES Y DIGITALES DE ALUMNOS Y PROFESORES, de 13 de agosto de 2020
  2. DECROLY SE ALINEA CON LAS PROPUESTAS DE LA UNESCO PARA GARANTIZAR LA EDUCACIÓN ONLINE DURANTE LA PANDEMIA CAUSADA POR EL COVID-19, de 8 de abril de 2020
  3. TELEFORMACIÓN Y APRENDIZAJE DIGITAL DEL ALUMNADO DE FP DE DECROLY, de 24 de marzo de 2020
  4. CREATIVIDAD E INNOVACIÓN, SANTO Y SEÑA DE DECROLY, de 1 de febrero de 2018
  5. CREATIVIDAD, INNOVACIÓN, EMPRENDIMIENTO,… ¡CAMBIO!, de 4 de noviembre de 2014

Otras entradas y enlaces de interés:

  1. Otras entradas y enlaces de interés COVID-19
  2. Noticias e instrucciones COVID-19

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: