Visita oficial a España del Secretario General de la OCDE (I)

Estas últimas navidades mi hija Tracy me envió un escrito con el contenido de la conferencia dictada por el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, durante su visita oficial a España el pasado 29 de noviembre para presentar la Encuesta Económica 2012 de España promovida por la OCDE

 

El envío de este documento se enmarca dentro del contexto de colaboración ocasional de Tracy con Ana Cabello, profesora del módulo Proceso Integral de la InformaciónFJM 3 Comercial de primer curso del ciclo formativo de Grado Superior de Administración y Finanzas (AyF) que imparte Decroly en inglés este curso escolar 2012-2013.

Dado el interés que, a mi juicio, despierta este discurso para los alumnos del ciclo bilingüe de AyF, para el conjunto de la comunidad educativa decroliana y, eventualmente, para gran parte de la ciudadanía lo transcribo literalmente en inglés y en castellano, tal y como fue publicado por la propia OCDE para su difusión.

 

Restoring Confidence in Order to Return to Growth and Employment

 

Remarks by Angel Gurría, Secretary-General OECD

 

Madrid, 29 November 2012

 

(As prepared for delivery)

 

Minister, Ladies and Gentlemen,

 

It is a great pleasure for me to present our latest Economic Survey of Spain, which analyses the economic situation and contains the OECD’s main recommendations for restoring confidence, generating growth and creating jobs. The study responds in detail to three key questions for the immediate future of the Spanish economy: how to deal with the banking crisis, how to promote fiscal consolidation, and how to reduce unemployment, particularly among young people.

 

First of all, however, let me thank you, Minister de Guindos, for your support for our work throughout the process of preparing the report.

 

Spain is immersed in a deep recession, but has the means to overcome it

The Spanish economy is going through a prolonged recession; however, I would like to make it very clear that the necessary steps are being taken and that the OECD has confidence in the country’s ability to gradually overcome the crisis. Although economic recovery is taking longer than expected, this partly reflects the adverse global and European economic situation. The important reforms undertaken will produce their effects gradually, and in some cases sooner than expected.

 

As you know, in Paris two days ago we presented our updated outlook for OECD countries and the main emerging economies. The situation has worsened since May and we stress the need to solve the eurozone problems to avoid a further deterioration. The European banks’ sovereign debt situation is the main risk facing the international economy.

 

We forecast that GDP growth in the OECD area will be around 1.4% in 2012 and 2013, and 2.3% in 2014. This contrasts with our figures for the eurozone (contractions of -0.4% and -0.1% in 2012 and 2013, respectively, and growth of 1.3% in 2014), and for Spain (where we see GDP shrinking by -1 .3% in 2012 and -1 .4% in 2013, before growing by 0.5% in 2014).

 

Obviously, Spain’s problems are intimately linked to those of the eurozone, and the solution to the challenges facing Spain will depend on the capacity for action in Brussels, Frankfurt and the major European capitals. Issues such as the bursting of the real estate bubble and the labour market situation have been aggravated by the eurozone crisis. Many of the decisions taken in the European Union, both on the banking question, and in terms of improving European institutions need to be implemented and activated as soon as possible.

 

Prospects for a rapid recovery in Spain are being complicated by the ongoing deleveraging process. Efforts by households, firms and banks to reduce their debt continue to shrink domestic demand, which causes a slowdown in economic activity and destroys jobs. And this, in turn, makes it harder reduce the public sector deficit.

 

Nonetheless, there are positive signs. We forecast that the current account deficit will shrink to 2% of GDP in 2012, compared to 10% a few years ago. And this is not just the result of weakening demand, because Spanish exports have been becoming more competitive and gaining market share. This is a clear sign that steps to bolster competitiveness bear fruit in a global economy.

 

The government is also approving and implementing a courageous programme of structural reforms which, far from being an option, were a necessity. But these reforms will only be deployed in full gradually and over the long-term.

 

As I mentioned, our report addresses three issues that are crucial for restoring confidence and overcoming the crisis. Let me now discuss them in greater detail.

 

Banking system: the financial crisis needs to be addressed quickly

Overcoming the uncertainties in Spain’s banking sector is an immediate priority: just by creating stability in the financial system we will be able to end the volatility that has prevailed on debt markets, and make it possible for credit and investment to start flowing again to fuel activity and consumption. Stabilisation of the financial system can also help break the vicious circle that has been formed between the banking sector and public finances.

 

Rapid and orderly winding-down of non-viable banks and recapitalisation of viable banks with capital needs is essential. The Memorandum of Understanding with the European Union provides a welcome framework that needs to be implemented. The government has also taken a very positive step with the recent creation of an asset management company (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb)), which will shortly start working to take over toxic assets and consolidate bank balance sheets. . It needs to continue along this path. It is also necessary to ensure that potential losses are not borne solely by taxpayers, but are shared between private creditors and institutional investors.

 

Bank restructuring needs to be accompanied by a reform of bankruptcy procedures, to provide relief to households that have no realistic prospects of paying off their debts. A reform of these procedures, supported by more efficient court procedures could also help improve the restructuring of over-indebted firms and promote productivity.

 

But this is an area where action and responsibility should reach beyond the Spanish government. The rapid introduction of EU-wide bank regulation and direct recapitalisation of banks with eurozone funds are needed to ultimately break the dangerous vicious circle that exists between the banking system and sovereign debt, which operates through the spreads you are so familiar with. The launch of the new bond-buying programme (OMT) by the European Financial Stability Fund (EFSF) or the European Stability Mechanism (ESM) should also help narrow sovereign debt spreads and should be welcomed.

 

Public finances: confidence needs to be restored

In relation to public accounts, the credibility of time frames and targets is crucial for generating confidence. The reform of the fiscal framework and the constitutional limits imposed on public expenditure growth have changed the prospects for sustainability. It is now crucial to apply the regulations without delay, and in this regard, the priority the government is giving to fulfilling the new public deficit targets set in July sends a clear message. We also support the government’s plan to back those new rules with an independent fiscal authority to evaluate fiscal policies at all levels of government.

 

Nonetheless, if growth proves weaker than expected — which we believe is likely — we consider it reasonable to revise the deficit targets and allow automatic stabilisers to operate in the short run to prevent the recovery from being cut short. We also see a need for detailed measures to stabilise the debt owed by public administrations, particularly at the autonomous community level.

 

On the tax revenue side, we welcome the steps the government has taken to increase the tax burden, but we believe there is still room for manoeuvre. In particular, labour activity is still over-taxed, which dampens its dynamism. The tax burden could be shifted from labour income to indirect taxes, property taxes or environmental taxes.

 

For example, the general VAT rate could be applied to certain goods and services that are still taxed at a lower rate. There is also room to eliminate exemptions and deductions in corporate income tax (IRPF) — such as certain lower social security contribution rates that should only be applied to the very lowest brackets — and to increase taxes on higher-income groups. Inequalities should not be allowed to grow as a result of the crisis, and the tax system should enable those with more to contribute according to their possibilities to the major adjustment effort the country is making.

 

Another move to consider is making the rise in property tax (IBI) permanent, while reducing the tax burden on real estate transactions. And, of course, environmental taxes should be increased, as they still only generate revenue equivalent to 1.5% of GDP, compared to 4% in many other European countries: this would not only provide additional revenue for the Treasury, it would also help reduce negative environmental externalities.

 

All of these measures would make it possible to create room to maintain certain social benefits which, well managed and with the appropriate incentive system, are essential for supporting the lower-income households that are suffering most from the effects of the crisis and unemployment.

 

Unemployment: the reforms must continue

One particularly important issue discussed in our report is the social impact of the crisis and the need to protect the sectors of the population which have been hit the hardest by the adjustments. Support for the most vulnerable groups is essential for maintaining the important social achievements of recent decades, and for strengthening cohesion.

 

In this regard, the overriding issue in the Spanish economy remains the tragedy of unemployment, which now affects more than 25% of the active population and, in particular, over half of all economically active young people in this country.

 

As you know, the OECD has strongly supported the recent labour market reform, because we consider it addresses several of the main structural weaknesses — particularly the excessive protection provided both to employees on open-ended contracts and to collective bargaining — which makes the Spanish labour market more rigid.

 

Until we reduce the use of two types of contract in the labour market, the problem will not be worker protection but a lack of jobs. On this point, if the use of two types of contract persists, the OECD recommends gradually introducing a single type of contract to preserve rights and guarantees while making hiring and firing conditions more flexible.

 

Numerous studies show that differences in severance pay between open-ended and fixed-term contracts have seriously impaired youth employment prospects and have eroded productivity; in addition, redundancy pay remains higher in Spain than in most countries. Another way to improve the flexibility of the labour market in adapting to economic conditions lies in eliminating the legal extension of collective bargaining, which forces firms to adhere to sector agreements if they fail to reach a specific collective agreement at the firm level.

 

Public job search services also need to be improved. The government has adopted important measures in this regard, such as allowing temporary employment firms to offer placement services. But this will require an improvement in the supervision and evaluation of placement services, particularly at the autonomous community level. Quantitative and qualitative indicators need to be introduced here, linked to incentives for better performance and results.

 

Lastly, and particularly in the case of young people, job search assistance needs to be supported by access to training; and the first step in this respect is to facilitate the school-to-work and work-to-school transition. Too many young people leave the education system without the necessary qualifications. There seem to be two key priorities in this area: reduce the high drop-out rate resulting from grade repetition, and provide more flexible access to vocational training from secondary education and later into higher education.

 

The government is putting forward measures in this area. Efforts have also been made to reform vocational training to make it more attractive, an initiative that we also welcome. To continue moving forward in this direction, we propose further improvement of the quality of vocational training and, for example, integrating training contracts into study plans. Lastly, the education system should provide young people with the skills they will need tomorrow to compete on global markets.

 

Ladies and gentlemen,

 

these are difficult times and clearly the current climate is not encouraging. But the OECD sees in Spain a country that is taking the steps needed to resume the path of growth and job creation.

 

The crisis is hitting everyone hard, not just Spain. But it is also opening up opportunities to implement the structural reforms that the country needed to regain competitiveness and be able to generate more income, employment and welfare tomorrow. At the European level, institutional shortcomings are also being corrected, so that for the first time we will have the means to turn the situation around.

 

Please be assured, the OECD remains at your side. We are supporting our main economies with their structural reform agenda, to improve productivity and competitiveness; and naturally we will continue to do so with Spain. Confidence needs to be generated in this country’s economy; because we know it is doing what it needs to do, and has gained the support of its European partners and the international community.

 

Thank you for your attention.

Restaurar la Confianza para volver a crear crecimiento empleo

 

Palabras de Angel Gurría, Secretario General OCDE

 

Madrid, 29 de noviembre de 2012 

 

(Versión para su distribución)

 

Estimado Ministro, Señoras y Señores:

 

Es un placer presentarles nuestro último informe sobre España, que analiza la situación económica e incluye nuestras principales recomendaciones desde la OCDE para restaurar la confianza, generar crecimiento y crear empleo. El estudio aborda en detalle tres cuestiones clave para el futuro inmediato de la economía española: cómo abordar la crisis bancaria, cómo promover la consolidación fiscal, y cómo reducir el desempleo, particularmente entre los jóvenes.

 

Ante todo, permítanme agradecer al Ministro de Guindos y a su equipo todo el apoyo que han dado a nuestro trabajo durante el proceso de elaboración del informe.

 

España se halla en recesión, pero tiene los medios para salir de ella

 

La economía española viene sufriendo una prolongada recesión, pero me gustaría dejar muy claro que se están tomando las medidas necesarias y que desde la OCDE confiamos en una paulatina salida de la crisis. Si bien es cierto que la actividad está tardando más de lo esperado en recuperarse, no lo es menos que ello se debe en gran parte a un contexto económico global y europeo adverso. Los resultados de las importantes reformas llevadas a cabo se irán viendo de manera gradual, y en algunos casos antes de lo esperado.

 

Como saben, hace dos días presentamos en París nuestras Perspectivas actualizadas para los países de la OCDE y las principales economías emergentes. El panorama ha empeorado desde mayo, y hacemos especial hincapié en la necesidad de resolver los problemas de la eurozona  para evitar un mayor deterioro. La situación de la deuda soberana y de los bancos europeos es el principal riesgo de la economía internacional.

 

Estimamos que el crecimiento del PIB en la zona OCDE se situará en torno al 1.4% en 2012 y 2013, y en el 2.3% en 2014. Esto contrasta con nuestros datos para la zona euro (contracción del -0.4% y del -0.1% en 2012 y 2013, respectivamente, y crecimiento del 1.3% en 2014) y para España (donde vemos una contracción del PIB del -1.3% en 2012, -1.4% en 2013, y crecimiento del 0.5% en 2014).

 

Obviamente, los problemas de España están íntimamente ligados a los de la zona euro, y la solución a los desafíos españoles pasa por la capacidad de acción en Bruselas, Frankfurt y las principales capitales del continente. Cuestiones como el estallido de la burbuja inmobiliaria y la situación del mercado laboral, por ejemplo, se han visto agravados por la crisis en la eurozona. Muchas de las decisiones que se han tomado en la Unión, tanto en el tema bancario como en el avance de las instituciones europeas tienen que ser implementadas y activadas sin el menor retraso.

 

La perspectiva de una pronta recuperación en España es compleja dado que el proceso de desapalancamiento continúa. El esfuerzo de los hogares, las empresas y los bancos por reducir su deuda sigue acarreado una contracción de la demanda interna que redunda en la desaceleración de la actividad y la destrucción de empleo, lo cual dificulta al mismo tiempo los esfuerzos por reducir el déficit público.

 

Sin embargo, también hay signos positivos. Según nuestras previsiones, el déficit por cuenta corriente descenderá al 2% del PIB en 2012, en comparación con el 10% de hace unos años. Y esto no sólo se debe a la caída de la demanda, sino a que los exportadores españoles han venido afianzando su competitividad y ganando cuota de mercado. Esto es una clara muestra de que la apuesta por la competitividad rinde frutos en una economía global.

 

El gobierno está también aprobando y ejecutando un valiente programa de reformas estructurales que, lejos de ser una opción, eran una necesidad. Pero estas reformas únicamente desplegarán todo su potencial de manera gradual y a largo plazo.

 

En nuestro informe, como les decía, abordamos tres aspectos clave para recuperar la confianza y salir de la crisis. Permítanme centrarme en ellos en mayor detalle.

 

Sistema bancario: es necesario atajar la crisis financiera rápidamente

 

Solventar las incertidumbres del sector bancario español es la prioridad inmediata: sólo creando estabilidad en el sistema financiero lograremos poner coto a la volatilidad que ha venido imperando en los mercados de deuda, y permitiremos que el crédito y la inversión vuelvan a fluir para generar actividad y consumo. La estabilización del sistema financiero también puede contribuir a romper el círculo vicioso que se ha establecido entre sector bancario y finanzas públicas.

 

Es esencial proceder a una rápida resolución ordenada de los bancos no viables y a la recapitalización de los bancos viables en situación de necesidad. En este sentido, el Memorando de Entendimiento con la Unión Europea proporciona un marco favorable que es necesario implementar. El gobierno ha dado también un paso muy positivo con la reciente creación y próxima puesta en marcha de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para gestionar los activos tóxicos y sanear los balances de las entidades. Debe seguirse por este camino. Por otra parte, es preciso que las potenciales pérdidas no las absorba únicamente el contribuyente y que se repartan con los acreedores privados e inversores institucionales.

 

La reestructuración bancaria debe acompañarse también de una reforma de los procedimientos de quiebra que aporte alivio a aquellos hogares que carecen de perspectivas razonables para poder saldar sus deudas. Una reforma de estos procedimientos, junto a la mejora de la eficiencia judicial, también puede contribuir a mejorar la reestructuración de las empresas sobre-endeudadas y fomentar la productividad.

 

Sin embargo, la acción y responsabilidad va más allá del propio gobierno español. La rápida introducción de una regulación bancaria común a nivel comunitario y de la recapitalización directa de los bancos con fondos de la zona del euro es necesaria para romper en último término ese peligroso círculo vicioso entre el sistema bancario y deuda soberana que opera a través de losspreads y que ustedes conocen tan bien. El lanzamiento del nuevo programa de compra de bonos (OMT) del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) o del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM) también ayudaría a reducir el spread de deuda soberana y debe ser bienvenido.

 

Finanzas públicas: es preciso restaurar la confianza

 

Centrándonos en el ámbito de las cuentas públicas, la credibilidad de los tiempos y de las metas es el elemento clave para generar confianza. La reforma del marco fiscal y los límites constitucionales impuestos al crecimiento del gasto público han devuelto la perspectiva de sostenibilidad. Ahora toca aplicar la normativa sin dilación, y en ese sentido la prioridad que el gobierno está dando a cumplir los nuevos objetivos de déficit público fijado en julio lanza un mensaje inequívoco. También apoyamos el plan del gobierno de respaldar esas nuevas reglas con una autoridad fiscal independiente que evaluará las políticas fiscales en todos los niveles de la administración.

 

No obstante, si el crecimiento se distancia del nivel esperado—como creemos probable—vemos razonable revisar los objetivos de déficit y permitir que en el corto plazo operen los estabilizadores automáticos para no frenar la reactivación. Además, creemos necesario detallar las medidas para estabilizar la deuda de las administraciones públicas, especialmente a nivel autonómico.

 

Por el lado de los ingresos tributarios, aplaudimos las medidas que el gobierno ha tomado para ampliar la carga fiscal, pero creemos que todavía hay margen de maniobra. En especial, se sigue gravando en exceso la actividad laboral,  lo que frena su dinamismo. Podría trasladarse carga fiscal de las rentas del trabajo hacia impuestos indirectos, impuestos a la propiedad o impuestos medioambientales.

 

Por ejemplo, se podría  aplicar el IVA general a determinados bienes y servicios que todavía se benefician de un tipo reducido. También hay espacio para eliminar exenciones y deducciones que se aplican en el IRPF—como ciertas rebajas en cotizaciones a la seguridad social que sólo deberían aplicarse a los tramos más bajos—y para aumentar los impuestos a los grupos de mayores ingresos. Hay que evitar que las desigualdades aumenten como consecuencia de la crisis, y el sistema tributario permitiría que aquellos que más tienen contribuyan en función de sus posibilidades en el importante esfuerzo de ajuste que está haciendo el país.

 

Otro aspecto que podría considerarse es hacer permanente la subida del IBI (impuesto de bienes inmuebles) al tiempo que se reduce la carga fiscal sobre las transacciones inmobiliarias. Y por supuesto, se deben reforzar los impuestos medioambientales, que todavía suponen una recaudación del 1,5% de PIB frente al 4% en muchos otros países europeos: no sólo supondrían una fuente adicional de ingresos para las arcas públicas, sino que también contribuirían a reducir externalidades ambientales negativas.

 

Todas estas medidas permitirían generar margen para mantener ciertas prestaciones sociales que, bien administradas y con el consiguiente sistema de incentivos, son fundamentales para apoyar a los hogares de menor renta que más están sufriendo los efectos de la crisis y del desempleo.

 

Desempleo: las reformas deben continuar

 

Un tema particularmente importante que abordamos en nuestro informe es el impacto social de la crisis y la necesidad de proteger a aquellos sectores de la población más afectados por los ajustes. El apoyo a los grupos más vulnerables es fundamental para mantener los importantes logros sociales de las últimas décadas y afianzar la cohesión.

 

En este sentido, la gran asignatura pendiente de la economía española sigue siendo el drama del desempleo, que supera ya el 25% de la población activa y que afecta en especial a más de la mitad de los jóvenes económicamente activos de este país.

 

Como saben, desde la OCDE hemos apoyado con firmeza la última reforma del mercado laboral porque consideramos que aborda varias de las principales debilidades estructurales—en particular la excesiva protección de la contratación indefinida y de la negociación colectiva—que determinan la rigidez del mercado de trabajo español.

 

Mientras no reduzcamos la dualidad del mercado laboral el problema no será la protección del trabajador, sino la falta de trabajos. En este sentido, si la dualidad persiste, en la OCDE apostamos por la paulatina implantación de un modelo de contrato único que preserve derechos y garantías al tiempo que flexibilice las condiciones de contratación y despido.

 

Numerosos estudios demuestran que las diferencias de indemnización por despido entre los contratos indefinidos y los temporales han perjudicado seriamente las perspectivas de empleo juvenil y han redundado en una disminución de la productividad; además, la indemnización por despido sigue siendo más alta en España que en la mayoría de países. Otra posibilidad de avanzar la flexibilidad del mercado laboral para adaptarse a las condiciones económicas radica en eliminar la extensión legal de la negociación colectiva, que obliga a las empresas a seguir los convenios sectoriales si no logran un convenio colectivo específico a escala individual.

 

También es necesario mejorar la eficacia de los servicios públicos de búsqueda de empleo. El gobierno ha adoptado importantes medidas en este sentido, permitiendo por ejemplo que las empresas de trabajo temporal puedan ofertar servicios de colocación. Pero se precisa una mejora en la supervisión y evaluación de los servicios de colocación, especialmente a nivel autonómico. En este sentido, se deberían introducir indicadores cuantitativos y cualitativos, vinculándolos con incentivos para un mejor rendimiento y resultados.

 

Por último, y en especial en el caso de los jóvenes, es necesario complementar la asistencia en la búsqueda de empleo con el acceso a la formación. Y el primer paso en este sentido radica en facilitar la transición de la escuela al trabajo y del trabajo a la escuela. Demasiados jóvenes dejan el sistema educativo sin las debidas cualificaciones. Dos prioridades nos parecen clave en este ámbito: reducir el alto índice de abandono escolar que se deriva de las repeticiones y flexibilizar el acceso a la formación profesional desde la educación secundaria y más tarde hacia la educación superior.

 

El gobierno está planteando medidas en este ámbito. Caben destacar los esfuerzos para reformar la formación profesional con el fin de hacerla más atractiva, una iniciativa que aplaudimos. Para seguir avanzando en esta dirección, proponemos ahondar en la mejora de la calidad de la formación profesional (FP) y, por ejemplo, integrar en los planes de estudio los contratos de formación. En definitiva, el sistema educativo debe dotar a los jóvenes de las competencias que necesitarán el día de mañana para competir en los mercados globales.

 

Señoras y Señores,

 

vivimos tiempos difíciles y no cabe duda de que el entorno no es alentador. Pero desde la OCDE sí vemos un país que está tomando las medidas necesarias para retomar la senda del crecimiento y la creación de empleo.

 

La crisis nos está dando duro a todos, no sólo a España. Pero también está abriendo oportunidades para acometer las reformas estructurales que el país necesitaba para recuperar esa competitividad que permitirá generarán más ingreso, empleo y bienestar el día de mañana. A nivel europeo, también se están corrigiendo los déficits institucionales que había, de tal suerte que por primera vez contamos con los mecanismos para dar un giro a la situación.

 

No les quepa duda de que la OCDE seguirá a su lado. Estamos apoyando a nuestras principales economías en su agenda de reformas estructurales para mejorar la productividad y la competitividad, y por supuesto lo seguiremos haciendo con España. Hay que generar confianza en la economía de este país, porque sabemos que se están haciendo bien los deberes y que se han ganado el apoyo de sus socios europeos y de la comunidad internacional.

 

Muchas gracias por su atención.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: