El efecto Jobs en el aula

La muerte de Steve Jobs ha causado un shock sin precedentes en la ciudadanía de todo el mundo, sin distinción de edad, género, credo,…

 

Ha sido a partir de esa fatídica fecha del 5 de octubre cuando ha fluido con más intensidad la información sobre la vida y obra de este hombre genial. Los inmigrantes1-fjm digitales hemos podido comprobar con datos procedentes de todo tipo de medios, analógicos y digitales, el legado de un ser humano sin igual, creativo, innovador, visionario, cuya aportación a la humanidad no ha dejado indiferente a nadie, ni siquiera a sus adversarios y competidores. El día cinco de octubre se fue para siempre un hombre joven, de 56 años, pero nació una leyenda. La repercusión global de su obra ha revolucionado la vida de las personas en sectores tan dispares como la tecnología, el cine, la música o la edición, por citar algunos de los más notablemente influenciados.

 

La herencia de Steve Jobs es difícilmente evaluable ahora mismo. Sus ingeniosos productos han cambiado sustancialmente los hábitos de las personas de todas las edades, especialmente de los jóvenes del mundo entero, en el ámbito del consumo, el ocio, el entretenimiento y, lo más relevante y destacable, la comunicación.

 

1-recordando-a-steve-jobs1

 

 Sin embargo, se ha hablado poco del impacto de sus innovadores y creativos dispositivos en el mundo de la educación. Me atrevo a afirmar, sin temor a equivocarme, que el uso de iPads, iPhones o iPods en las aulas nos permite tantas posibilidades de aprendizaje que sólo la falta de imaginación de los profesionales docentes podría limitarlas. Con estos dispositivos nacidos en la mente privilegiada de Steve Jobs ha surgido una manera diferente de aprender, de intercomunicarnos los seres humanos.

 

En el proceso educativo alumnos y profesores deben compartir los mismos códigos y canales de comunicación. En mi post  2-0, publicado en Decroly Digital el pasado 13 de octubre, diserté ampliamente sobre las teorías de Marc Prensky sobre los nativos e inmigrantes digitales y sus diferencias y dificultades comunicativas en el ámbito de la educación. Nuestros alumnos piensan y se comunican en otro idioma, decía entonces, en el idioma digital. Steve Jobs ideó un escenario sobre el cual se construye la sociedad de la información, de la comunicación y del aprendizaje. Para ello, situó al usuario en centro de sus artilugios tecnológicos, otorgándoles la capacidad de interactuar de forma libre, autónoma e instantánea en entornos complejos.El “idioma” y el “acento” digital

 

En el mundo educativo actual, pocos dudan de la conveniencia de situar al alumno en el centro de un nuevo modelo de aprendizaje. Los profesionales docentes nos enfrentamos ante el reto de interiorizar el cambio social que las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC) han producido en la actual generación de jóvenes y de ciudadanos, en general. Hoy, los jóvenes, escolares y estudiantes de todos los niveles educativos asumen su propio proceso personal de aprendizaje. El acceso a la información y al conocimiento se logra de forma inmediata, gracias a las TIC, a las que ha contribuido Steve Jobs con su ingenio sin igual, particularmente, con aportaciones generalizadas en lo largo y ancho del universo como son, entre otras, los iPads, iPhones o iPods.

 

3-alumnos-en-el-centro-del-aprendizaje_baja 

¿Qué lugar ocupa la intermediación en el acceso a la información y al conocimiento? Invito a todos los docentes que reflexionen sobre esta cuestión y actúen42 en consecuencia en su cotidianeidad. Los escolares y estudiantes son seres humanos singulares, distintos uno de otros, con una identidad y capacidad de aprendizaje diferente. Los dispositivos creados por Jobs y todos aquellos otros que conforman el mundo de las TIC se han convertido en la fuerza más sólida de cambio de nuestro tiempo. El entorno educativo no se excluye de esta realidad social, más bien al contrario.

 

Queridos compañeros y colegas. Reflexionemos sobre el impacto de las TIC en la escuela en los dos últimos años, por ejemplo. En este tiempo se ha generalizado el uso de iPods, iPhones e iPads por los más jóvenes -yo acabo de comprar un iPod a mi hijo Nikita-. ¡Tiene diez años! Solamente por ello, hemos contraído una deuda perenne con Steve Jobs. 

 

Por otro lado, existen ya miles de aplicaciones gratuitas para ser utilizadas con fines pedagógicos y de aprendizaje. ¡No hay marcha atrás! Nos encontramos en la era digital y solo nos queda incorporarnos los inmigrantes digitales a esa ola arrolladora. Ello nos permitirá, además, a los profesionales docentes personalizar el aprendizaje de cada alumno, adaptándolo a su particular ritmo y circunstancias personales. De esta manera será mucho más fácil atender a la diversidad, nudo gordiano del sistema educativo que acoge a estudiantes procedentes de las más diversas culturas, nacionalidades y situaciones personales.

 

5-aprender-a-ensenar 

Ha llegado el momento de incorporarse a la era digital docente sin temores, cortapisas, dudas o debilidades. ¡Querer es poder! Dejemos atrás el viejo modelo unidireccional, estándar y analógico del siglo XX, ajeno a las demandas actuales y a los hábitos de comunicación y consumo instalados ya, sin opción de retorno, en una generación de jóvenes diferente.

 6-educacion-en-la-era-digital

 

Con esta reflexión he querido aportar mi granito de arena para rendir mi particular, pero sincero, homenaje a Steve Jobs, un hombre que, junto a ocho o diez más, será objeto de estudio y análisis en todos los “libros” de historia en las generaciones venideras. Nuestros hijos, nuestros alumnos y toda la sociedad actual hemos gozado del privilegio de crecer y desarrollarnos, personal y socialmente, con los dispositivos de Jobs, un hombre ejemplar que buscó la excelencia a través de la creatividad, la imaginación y la innovación permanentes; modelo de superación personal, tenacidad y esfuerzo.

 

Finalizo con una frase emotiva, muy americana, eso sí: God bless you Steve, for ever!

2 comentarios

  1. Mann (Computraining) · · Responder

    ¿Alguien se acuerda de “Second Live”? también “cambió el mundo”. Incluso iba a cambiar el sistema económico mundial con su propia moneda virtual. Hoy ha perdido el 80% de sus usuarios y el mundo real no se ha resentido.

    Idealizar a Jobs de la manera que se le está idealizando, me parece exagerado. Lo de “hemos contraído una deuda perenne con Steve Jobs”, me resulta preocupante, hemos perdido completamente la percepción de la realidad.

    La realidad es que estos alumnos que dominan las tecnologías del entretenimiento, han dejado del lado las tecnologías productivas, que es lo que les reclamarán las empresas cuando se incorporen al mercado laboral.

    Ya podemos ir desempolvando los viejos manuales de Excel, Word e Iniciación a la informática porque estamos poniendo en el mercado alumnos que no saben utilizar estas cosas.

    El que quiera trabajar, que apague el iPhone y se ponga a aprender informática, si, si, la del ratón, que las empresas no trabajan con iPads, trabajan con ordenadores y aplicaciones que no existen en el AppStore. Aquí, si quieres saber si llueve, mira por la ventana, no al smartphone.

    Me temo que el árbol, por muy guay que sea, no nos está dejando ver el bosque.

    Me gusta

  2. Lo cortés no quita lo valiente. Sin embargo, creo que tus comentarios son muy interesantes, también.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: