Más orientación escolar en Decroly

Decroly impulsará la orientación escolar de su alumnado de ciclos formativos de FP Básica, Grado Medio y Grado Superior el próximo curso 2016-2017 mediante la asignación de un horario especifico a la psicopedagoga Susana Sainz-Pardo profesora del módulo Formación y Orientación Laboral (FOL) y coordinadora del departamento de Orientación de este centro de Formación Profesional

El nuevo Plan Decroly de Orientación Escolar incidirá en el ámbito académico, personal y profesional del alumnado, principalmente. Fue presentado en el claustro 1 javier muñiz (10) de fin de curso el pasado martes 05 de julio. Con esta decisión, Decroly dispone de una herramienta que ayudará a dinamizar la vida en el centro de una forma global y cooperativa. Es misión del departamento de orientación, conformado por la totalidad de profesionales docentes, velar por los objetivos señalados, vertebrados en torno a las líneas estratégicas de actuación concretadas mediante acciones específicas orientadas a los estudiantes, padres y madres, tutores, profesores y entorno empresarial, en su caso.

La orientación escolar constituye un elemento esencial del carácter propio de Decroly. Sería muy difícil evaluar positivamente el clima escolar en este centro si no fuera por el protagonismo prioritario que toda la comunidad educativa concede a esa fundamental tarea. Por ello, y por muchas cosas más, la figura del orientador cobra un protagonismo sin igual en el centro como hemos podido evidenciar desde su fundación en 1978.

 2 alumnos

El equipo directivo, los profesionales docentes, los padres y madres de alumnos y el colectivo estudiantil fomentan una cercanía emocional entre todos los actores participantes en el proceso de enseñanza aprendizaje. De esa manera se genera una empatía muy propicia para afrontar una atención personalizada que facilite a cada discente encontrar su propio camino; una ruta conducente al éxito personal y profesional de todos y cada uno de los alumnos. Y, ¿por qué no decirlo?, ¡a su felicidad!

Antes de seguir con mi reflexión sobre el Plan Decroly de Orientación Escolar me parece justo señalar el abandono tradicional de sufrimos todos los centros de FP por parte de la Administración educativa en materia de recursos humanos suficientes para atender adecuadamente las necesidades del alumnado. La figura del orientador es determinante en un centro de FP. Sin embargo, la Consejería de Educación dirige sus recursos, primordialmente, al colectivo de alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria. Olvida la Administración educativa que en esta etapa, particularmente en los ciclos formativos de FP Básica y de Grado Medio, se encuentra el alumnado más vulnerable y necesitado de apoyo, ayuda y seguimiento.

Se lo tendría que mirar quienes hoy dirigen la educación en Cantabria. Tal vez, sin 3 businessman-840623_960_720[1]pretenderlo, el conjunto de estudiantes de FP esté recibiendo un trato desigual con respecto a sus compañeros de Educación Infantil (EI), Educación Primaria (EP) y Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Parece un contrasentido que debiera subsanarse tan pronto como las circunstancias y recursos lo permitan.

Si aceptamos que la FP juega un papel esencial en la sociedad debemos demandar el apoyo preciso para alcanzar los fines que esta opción formativa tiene encomendados. El orientador escolar es una figura clave al servicio de la comunidad educativa. Se trata de un profesional cuya intervención cotidiana en el centro debe estar armonizada con el oportuno protocolo de actuación. Su apoyo al contingente de alumnos, profesores y padres aporta un valor añadido fundamental. Al mismo tiempo, su función cobra un protagonismo muy apreciable en el tratamiento individual de cuantos casos lo demanden sin obviar su contribución a la calidad emocional del grupo.

Hace unos días, en mi habitual lectura de noticias sobre educación, propagadas por distintos periódicos digitales, me encontré con una publicada por pamploonaactual.com referida a la intervención del portavoz de Educación de UPN en el Parlamento de Navarra, Alberto Catalán. Voy a extraer unas frases literales de su discurso con las que me identifico, sin reserva alguna, y que sirven para ilustrar mejor esta entrada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Asistimos a un importante cambio en los contextos escolares, como el aumento de la inmigración, el endurecimiento de las condiciones socioeconómicas de las familias y la mejora en los sistemas de detección y diagnóstico de trastornos que requieren de una atención educativa específica, que están generando grupos con acusadas problemáticas personales, familiares y sociales que requieren más recursos especializados en los centros educativos”.

Al referirse a las características de los estudiantes de los ciclos formativos de Formación Profesional Básica afirmó:

La recién implantada Formación Profesional Básica se nutre de alumnado con evidentes problemas de aprendizaje pero también de inadaptación al sistema5 FPBásica educativo”.

En otro momento de su alegato dijo, también, que la tipología del alumnado de los ciclos formativos de Grado Medio ha cambiado:

La mayoría están compuestos por chicos y chicas que han superado la ESO a través de la Diversificación Curricular, vuelven de una fracasada experiencia del Bachillerato o provienen de las FP Básicas”.

En esta frase constata, sin citarlo, la imperiosa necesidad del orientador escolar:

Negar la necesidad de apoyo en el desarrollo personal y social, el trabajo de asesoramiento psicopedagógico a los centros y su profesorado, la coordinación y el trabajo con instancias de BS, Salud Mental, Tribunales y Fiscalía de Menores, el diseño, apoyo y seguimiento a Planes Tutoriales y de Convivencia eficaces, así como el trato, relación y apoyo con las familias, es un enorme despropósito y una situación de evidente agravio ante las personas que más lo necesitan”.

Al hilo de estas afirmaciones de Alberto Catalán me planteo formular una petición al 6 equipoconsejero de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria, Ramón Ruiz. Los centros de FP, y por tanto Decroly, registran un revelador número de alumnos con necesidades educativas que demandan la intervención de expertos como el orientador escolar. Por tanto, ¿contempla usted señor consejero la conveniencia de dotar a todos los centros sostenidos con fondos públicos la ratio necesaria de horas de orientador para coadyuvar al éxito escolar, personal y profesional de los alumnos matriculados en esta etapa? 

Vuelvo al Plan Decroly de Orientación Escolar. Hoy toca mencionar aquellas estrategias propuestas por Susana Sáinz-Pardo y que han sido aprobadas por los distintos órganos colegiados de dirección y participación de Decroly. A título de referencia quiero llamar la atención sobre algunos aspectos inherentes a nuestro carácter propio recogidos en mi entrada Educación y formación en competencias, de 28 julio 2015.

De aquella reflexión voy a enumerar, simplemente, alguno de los valores que constituyen el ADN de la cultura corporativa de este centro de FP.  Me refiero a la equidad, la integración multicultural y multiétnica; la igualdad de oportunidades para todos sus alumnos; el plurilingüismo; la atención a la diversidad; el impulso de la cultura emprendedora; dimensión internacional de la educación y formación, entre otros.

Y finalizo con una llamada al compromiso, participación y colaboración de todos los actores que intervienen en el día a día de Decroly. También invito a reflexionar y reforzar la cultura del aprendizaje colaborativo, coasociativo y horizontal implementado en Decroly desde sus orígenes. En esa misión cobra un papel esencial la figura del orientador escolar, de Susana Sáinz-Pardo, en nuestro caso.

Su misión debe trascender lo meramente académico y ponderar, junto con el profesorado, la relevancia de la adquisición de competencias transversales, sociales y emocionales, imprescindibles en la sociedad del siglo XXI. ¡Muchos estudiantes son brillantes aunque sus notas digan lo contrario! Descubramos su talento y ayudémosles a encontrar el camino, la senda de su vida personal y profesional. En esa labor, Susana, debes llevar la voz cantante.

 7 brillantes

Nunca he olvidado los argumentos del pedagogo Tomás Rodríguez Fernández, hermano y tío de dos baluartes de Decroly como son Miguel Ángel y Óscar, y amigo mío desde nuestra época de estudiantes de magisterio, al describir el concepto de éxito y fracaso escolar. Por ser sintético su opinión no difiera de lo expresado en la afirmación anterior ¡Muchos estudiantes son brillantes aunque sus notas digan lo contrario! En fin, hoy no toca abundar en la cualificada afirmación de quien fuera decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Cantabria.  

¿Qué futuro podemos augurar a una persona joven, como las que cursan sus estudios en Decroly, si carecieran de competencias sociales, tales como: capacidad de trabajar en equipo, resolución de problemas, respeto, colaboración y apoyo, solidaridad, liderazgo compartido, conducta democrática y ética, servicio a la comunidad? ¿O en el ámbito de las competencias emocionales: autoestima, capacidad de motivación, iniciativa, ilusión, resiliencia (capacidad de superación), el sentido del esfuerzo y el esfuerzo con sentido, empatía, creación de buen clima de convivencia, reconocimiento de los estados de ánimo propios y ajenos…? Me temo que poco halagüeño.

Por el contrario, si sustituimos “carecieran de” por la expresión “poseyeran” la respuesta sería bien distinta: prometedor y repleto de oportunidades.

Mejor, ¡pensemos en positivo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: