El impacto de las inteligencias múltiples en la formación personalizada

El programa Redes de TVE presentó el domingo 23 de setiembre pasado la entrevista realizada por Eduardo Punset en Avilés a Howard Gardner, psicólogo, investigador y profesor de Cognición y Educación de la Universidad de Harvard, con motivo de la entrega del premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales de 2011 por su teoría sobre las inteligencias múltiples

 

Quiero afirmar, en primer lugar, que me encanta este programa de televisión. También, deseo identificarme como un admirador de Eduardo Punset. Esa devoción me surgió hace muchos años, en su etapa de ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas, entre los años 1980 y 1981, en la que tuvo1-fjm-150x150 un destacado papel en la apertura de España al resto del mundo. Punset es un hombre con un enorme bagaje intelectual. Jurista, escritor, economista y divulgador científico es autor de varios libros de orientación científica y dirige el programa Redes de TVE desde el año 1996.

 

Con la publicación de su libro Inteligencias Múltiples: la teoría en la práctica en 1993, Howard Gardner ha revolucionado la psicología de tal manera que sus aportaciones representan un revulsivo sin precedentes en la mejora de los sistemas educativos. En la entrevista antes citada Punset desgrana con maestría todos los detalles más significativos incorporados por el profesor Gardner en su libro sobre las inteligencias múltiples, las nuevas tecnologías y el surgimiento de una manera nueva y personalizada de educar.

 

Una primera afirmación concluyente de Gardner hace referencia a la irrupción de las nuevas tecnologías. Afirma, con meridiana claridad y contundencia, que esa circunstancia facilita educar a los niños y jóvenes de una manera individual. Por otro lado, en su teoría sobre las inteligencias múltiples este erudito profesor americano invita a reflexionar sobre algo tan sencillo como que las personas, aunque muy parecidas, somos distintas, tenemos un potencial de múltiples habilidades y capacidades que nos diferencian. Además, afirma que su trabajo sobre las inteligencias múltiples, así como el desarrollado por Daniel Goldman sobre las inteligencias emocional y social, forma parte del conocimiento colectivo y universal.

 1-gardner-y-principe-felipe

Y añade Gardner: “sin duda, si vas a la empresa, o a la formación, o a la política, se reconoce que quizás tengas un coeficiente intelectual muy superior a la media. Pero si no sabes cómo comprender a los demás, si no te entiendes a ti mismo, si no sabes cómo abrirte camino en la calle, en el estudio de televisión, en el ámbito deportivo o en el ámbito artístico, aunque tengas el mayor coeficiente intelectual jamás observado, no serás inteligente en otras áreas”.

 

Es curioso cómo el profesor Gardner rechaza con argumentos sencillos y comprensibles el concepto de igualdad de inteligencias o el criterio para medirlas a través de obsoletos tests, como el creado y difundido por Alfred Binet hace cien años. Distingue Gardner entre el concepto tradicional de inteligencia única, todavía arraigado en la escuela hoy en día, generalmente vinculado al hecho de que un alumno sea bueno en lengua y matemáticas, por ejemplo, y otro más moderno que acepta la existencia de múltiples inteligencias. “Te irá bien en la escuela”, asevera Gardner, “mientras estés en la escuela”, si defiendes el criterio de inteligencia única. Sin embargo, cuando Punset le formula perspicazmente la pregunta ¿qué entiendes por inteligencia?, Gardner le contesta con una metáfora que clarifica suficientemente su posición:

 

“Si crees en una inteligencia única, lo que quieres decir es que tienes un solo ordenador en el cráneo. Si ese ordenador funciona y es eficiente y rápido, 2-inteligencias-multiplesno comete muchos errores, eres bueno en todo. En cambio, si funciona a trompicones, entras dentro de la media y, si va lento y comete muchos errores, es que eres estúpido. La reivindicación de las inteligencias múltiples es que tenemos una serie de ordenadores independientes: uno se encarga de la información musical, otro de la información espacial, otro de la información corporal. Por supuesto, no es un ordenador pequeño, no tenemos una lata vacía aquí dentro, pero es un argumento que los cerebros son muy diferentes y pensar que solo hacen una cosa no es correcto.”

 

En los albores del siglo XXI la humanidad dispone de innumerables medios que ha puesto a su alcance la tecnología de la información y de las comunicaciones. Ellos aportan una contribución inconmensurable al proceso de enseñanza aprendizaje. “Ya no tenemos que enseñar la misma cosa del mismo modo ni examinar de una sola manera”, manifiesta Gardner. Si aceptamos el fenómeno de la diversidad, que las personas somos distintas, diferentes, entonces no tendremos inconveniente en asumir que cada ciudadano merece una atención personalizada, una formación acorde con sus circunstancias y expectativas y, para ello, podemos apoyarnos en todos los medios que nos aporta la tecnología digital. La clave se encuentra en descubrir “cómo aprende una persona, descubrir sus pasiones, que son muy importantes, y utilizar todos los recursos humanos y tecnológicos que nos sirvan de ayuda”.

 

Por otro lado, Gardner sostiene que el papel de los docentes debe aproximarse hacia posturas próximas a lo que conocemos como el profesor guía o facilitador. Los maestros, los profesionales docentes, deben subirse al tren del cambio de paradigma en el proceso enseñanza-aprendizaje. Hoy, la3-punset-y-howard_gadner1 enseñanza, mejor dicho, el aprendizaje, la adquisición del conocimiento, se realiza de manera diversa donde el aprendizaje no formal e informal y el papel entre iguales cobra un especial protagonismo por aquellas cosas que interesan a cada cual. Existen contenidos que todos debemos conocer pero su aprendizaje no tiene por que efectuarse de una forma homogénea por todos los discentes.

 

En otro momento de la entrevista Punset y Gardner, al alimón, defienden la postura de fomentar el aprendizaje a lo largo de toda la vida de los ciudadanos. Pero a la vez, asumiendo que a lo largo de la historia el ser humano ha hecho muchas cosas individualmente, a solas, hoy se impone otra realidad muy diferente. “Ahora todo consiste en trabajar en equipo, en red, en llegar desde distintos lugares a un mismo sitio, trabajar eficientemente y no volver a ver a esa persona”, afirma Gardner.

 

La entrevista no tiene desperdicios. Durante su desarrollo, Punset y Gardner reflexionan sobre los factores emocionales y sociales que confluyen a la hora de que cada individuo se conozca a sí mismo a través de, por ejemplo, “cómo hacernos una idea de la situación, colaborar afectivamente, construir4-lifelong-learning confianza, combatir las reacciones propias, que quizás puedan ser demasiado impulsivos, o demasiado arrogantes, o insuficientemente colaboradores.” Todos ellos contribuyen a definir la denominada inteligencia emocional. Esta y otras inteligencias deben ser objeto de desarrollo permanente a lo largo de toda la vida. “Seremos personas disfuncionales si dejamos de aprender”.

 

Esta entrevista visionada en TVE me suscitó un cierto conflicto interior como consecuencia de la reciente aprobación del Anteproyecto de ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de la Educación el pasado 21 de setiembre. El refuerzo de las materias instrumentales: lengua, matemáticas y ciencias sociales fortalecen un modelo de escuela que desarrolla ese tipo de inteligencias. No seré yo quien discuta la importancia de esas disciplinas. Sin embargo, la realidad del mundo al que nos enfrentamos los ciudadanos en estos prolegómenos del siglo XXI anima a pensar que la sociedad que nos encontramos al dejar la escuela demanda una serie de habilidades, capacidades y competencias adicionales a las adquiridas en un modelo de escuela tradicional, del siglo XX, basada en una visión estándar de la inteligencia humana.

 

La sociedad de hoy y del próximo futuro demanda unas instituciones educativas que den respuesta a todos los ciudadanos, de acuerdo con su realidad personal en ámbitos tan diversos como el cultural, religioso, familiar, social y profesional. En ese modelo deberá contemplarse el desarrollo de otras inteligencias imprescindibles hoy en día y en el futuro de esta sociedad exigente en progresión geométrica. En ese contexto, las entidades educativas liderarán los procesos de adecuación competencial a las exigencias de un mundo competitivo y global, donde la movilidad, la diversidad, la inclusión y la igualdad de oportunidades sean el santo y seña de todas y cada una de ellas. Esta sociedad del siglo XXI la conforma un perfil de ciudadano plural y polifacético. Su logro personal social y profesional se alcanzará a través de un sistema educativo que contemple la diversidad y la diferencia sustentadas en un modelo que afronte la educación y el aprendizaje de forma personalizada.

 

A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes“, decía el escritor francés Jean de La Bruyère. El café para todos no es 5-competenciasaplicable ya en nuestro sistema educativo. Más bien por el contrario, las virtudes que aportan al sistema educativo eruditos como Gardner, Punset, Goleman, Prensky,… deben vencer las obsoletas resistencias que una parte del profesorado, obstinado en seguir haciendo lo mismo para que nada cambie. Solamente una educación personalizada, que descubra y refuerce las habilidades y capacidades de cada discente permitirá a los ciudadanos afrontar el futuro con verdaderas posibilidades de éxito.

 

El pasado jueves, día 11, asistí a la conferencia Gestión del Cambio, dictada por mi amigo y colaborador Antonio Lamadrid a todo el claustro de Decroly. Su contenido, en fondo y forma, colmó mis expectativas con una importante cantidad de citas, reflexiones y afirmaciones contundentes que no por conocidas resultan menos interesantes. Me quedo, y concluyo, con unas frases de Antonio atribuida al llorado Steve Jobs que la acuño para ampliar mi bagaje pedagógico: ser muy bueno, no es suficiente; satisfacer al cliente, no es suficiente; para alcanzar el éxito, es preciso SORPRENDER a la gente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: