Siete leyes orgánicas educativas en cuarenta y dos años

El tema legislativo en materia de educación se ha convertido en una de las controversias más agrias y recurrentes entre las fuerzas políticas y sociales de España

 

Permítaseme aludir, en primer lugar, a mi post Historia de la educación en España desde una perspectiva legislativa, editado en decrolydigital.com el 19 de marzo de1-fjm-150x150 2010. En aquella ocasión pasé revista a las principales leyes educativas, poniendo el foco en dos momentos históricos de especial relevancia: 1) la publicación de la Ley de Instrucción Pública de 9 de setiembre de 1857, primera Ley General de Educación, más conocida como Ley Moyano, en honor al ministro que la instó. Esa Ley se mantuvo en vigor hasta el año 1970, fecha en la que se publicó la Ley General de Educación (LGE), recordada popularmente como Ley de Villar Palasí, ministro de Educación de la época. 2) La Constitución Española de 1978 que en materia de Educación, alcanzó un amplísimo consenso entre todas las fuerzas políticas de la época.

 

La aprobación por el Consejo de Ministros del pasado viernes 21 de setiembre del anteproyecto de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) ha suscitado unas reacciones virulentas entre los partidos políticos de la oposición y algunas organizaciones sindicales y asociaciones de padres de alumnos. Sin entrar a valorar esas resistencias legítimas, garantizadas por la libertad de expresión, concedo al Gobierno el beneficio de la duda por asistirle, asimismo, el derecho constitucional de gobernar el país, avalado por la mayoría suficiente obtenida en las pasadas elecciones. Ello no es óbice para que yo, igual que una inmensa mayoría de ciudadanos, aboguemos por un pacto de estado por la educación que suprima este asunto de la cotidiana contienda entre las fuerzas políticas y sociales del país.

 

1-constitucion-espanola-de-1978

 

¿Por qué no recuperamos en España el espíritu de la Ley Moyano? O también, Por qué no rescatamos el ánimo de la LGE de 1970, que estuvo en vigor, parcialmente, hasta 1990? ¿Cuántos gobiernos y regímenes políticos legítimos –y no legítimos- hubo en España durante los 113 años que permaneció en vigor la Ley Moyano? ¿Qué ha ocurrido en nuestra España para que, tras la firma de la Constitución de 1978, comenzara un “rosario” de leyes educativas iniciado en 1980 con la Ley Orgánica del Estatuto de Centros Escolares (LOECE), promulgada por el gobierno de Adolfo Suárez? Siete leyes educativas en 42 años solamente se justifican por el egolatrismo de los partidos políticos gobernantes incapaces, por otro lado, de alcanzar pactos estables con las fuerzas políticas y sociales mayoritarias en esta materia de interés general.

 

 Con la aprobación de la LOMCE el país habrá “sufrido” la entrada en vigor de SIETE leyes orgánicas educativas, de especial impacto en las enseñanzas medias. Para las preguntas anteriormente formuladas cada cual puede tener sus propias respuestas. Yo me decanto por afirmar que ha existido una irresponsabilidad de mayor cuantía por parte de los partidos políticos. Sus dirigentes no han sido capaces o, más bien, no han querido consensuar un sistema educativo porque han sabido que, en el cotidiano forcejeo político en materia educativa, se jugaban un puñado de votos de sus respectivos adláteres, eso sí, en beneficio y rentabilidad políticos propios  y en perjuicio de los intereses generales de la ciudadanía.

 

2-lomce

 

La educación secundaria obligatoria y postobligatoria ha sido el escenario en el que las reformas y contrarreformas de los sucesivos gobiernos han puesto un mayor énfasis. Por otro lado, de acuerdo con la opinión de un considerable grupo de expertos, la nueva Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) supondrá, probablemente, el mayor cambio desde 1970. Yo prefiero ser prudente y esperar acontecimientos.

 

Para una mejor comprensión del sistema educativo en esa etapa merece la pena recordar la legislación básica aplicable que tuvo sus orígenes en la Ley General de 3-logo-lomce1Educación (LGE) de 1970, parcialmente en vigor hasta 1990. Algunas de sus características más significativas fueron el establecimiento de la enseñanza obligatoria hasta los 14 años con una Educación General Básica (EGB), estructurada en dos etapas, con una duración de ocho cursos para, posteriormente, acceder al Bachillerato Unificado Polivalente (BUP), o a una nueva Formación Profesional (FP), agrupada en dos niveles: primer grado y segundo grado.

 

 Desde entonces ha llovido mucho. Voy a enumerar, a continuación, esas leyes orgánicas enunciando sus peculiaridades más significativas.

 1.    Ley Orgánica del Estatuto de Centros Escolares (LOECE) de 1980, promovida por José Manuel Otero Novas, ministro de Educación en el Gobierno presidido por Adolfo Suárez. Tras la firma de la Constitución la LOECE fue la primera ley orgánica de la democracia. Estuvo vigente cinco años e introdujo un modelo democrático en la organización de los centros docentes.

2.    Ley Orgánica Reguladora del  Derecho a  la Educación (LODE) de 1985. La LODE incorporó un nuevo modelo de financiación de los centros privados a través de conciertos educativos; mantuvo la estructura –EGB y BUP- y creó los consejos escolares. Esta fue la segunda ley educativa, primera del gobierno socialista presidido por Felipe González, siendo ministro de Educación José Mª Maravall.

3.    Ley Orgánica General de Ordenamiento del Sistema Educativo (LOGSE), de 1.990, tercera ley de la democracia. En aquella época dirigía el ministerio de Educación Javier Solana. La LOGSE, entre otras medidas, amplió la escolaridad obligatoria a los 16 años; introdujo la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el Bachillerato de dos años; la reducción de 40 a 25 alumnos por clase, en Educación Primaria; reguló la educación especial y reconoció a las comunidades autónomas no solamente la gestión de los centros educativos, sino también su potestad para establecer un porcentaje muy significativo de los contenidos curriculares.

4.    Ley de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (LOPEG) de 1995, impulsada por el ministro Gustavo Suárez Pertierra. La cuarta ley orgánica de la democracia centró su foco en la gestión y gobierno de los centros. Otra nota singular de esta ley hace referencia a la obligación para los centros concertados de admitir alumnos de minorías sociales.

5.    Ley de Calidad en la Educación (LOCE) de 2.002, promulgada el 23 de diciembre de 2002 por el segundo gobierno de José María Aznar (PP), inspirada por la ministra Pilar del Castillo. La LOCE, quinta ley de la democracia, aspiraba a reformar y mejorar la calidad de la educación en nuestro país. No llegó a aplicarse por decisión del gobierno del presidente Zapatero en 2004 paralizando el calendario de implantación previsto.

6.   Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006. Inspirada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero después de la paralización de la LOCE fue elaborada bajo la dirección de la ministra Mª Jesús San Segundo. Se encuentra actualmente en vigor y, entre otras novedades, introdujo la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía. La LOE derogó la LOGSE, LOPEG y LOCE y mantuvo la LODE de 1985. Por otro lado, amparó la Religión Católica como oferta obligada, pero optativa para los alumnos.

7.   Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobada a nivel de anteproyecto por el consejo de Ministros del pasado 21 de setiembre, está generando una importante reacción negativa entre un importante sector de la sociedad y de la comunidad educativa. La fuerte contestación a las propuestas del ministro Wert convulsiona el día a día de los centros con consecuencias futuras poco previsibles. En Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), de jueves 20 de setiembre, adelanté una síntesis de los principales elementos de la futura ley.

 

Finalizo este post con las reflexiones expresadas al final del texto de Historia de la educación en España desde una perspectiva legislativa, “…me gustaría formular un4-leyes-educativas deseo y una petición expresa que surge con fuerza desde el interior de mis más profundas convicciones: aquellos que tenéis la capacidad de consensuar y llegar a pactos y acuerdos, recuperad el espíritu del 78, el espíritu de la constitución española de 1978. Las personas de mi generación lo recordarán muy bien. Eran unos momentos difíciles, políticamente hablando. Sin embargo existía un clamor popular que demandaba cordura y entendimiento a la clase política para crear un marco en el que todos cupiéramos. Fue la constitución del consenso que hoy perdura y es nuestro referente indiscutible. Por ello, por la tradición histórica de los españoles que somos capaces de lograr retos inigualables ante las más adversas circunstancias, debemos apostar por un Pacto Político y Social por la Educación que marque el inicio de una nueva época como lo hizo la entrada en vigor de nuestra Carta Magna”.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: