¿Por dónde van los tiros?

En una tertulia con un grupo de amigos españoles y con un empresario inglés, muy allegado a mi persona por vínculos familiares, surgió una pregunta muy directa formulada por el joven emprendedor británico que me permitió responder en clave decroliana con argumentos y criterios que se encuentran firmemente asentados en la cultura corporativa de este centro de formación profesional

La verdad es que estábamos hablando de política -¿quién no lo hace en estas fechas?-; de la situación de bloqueo que sufre España, motivado por la incapacidad de los1 JAVIER MUÑIZ (3) líderes políticos de alcanzar un acuerdo de investidura para formar un nuevo Gobierno y así, entre otras cosas, evitar unas terceras elecciones generales que nadie desea (ellos dicen que tampoco a pesar de que sus actitudes y comportamientos indican todo lo contrario). Pero pronto abandonamos esa cuestión desagradable y pasamos a temas relacionados con el empleo y aquellos otros aspectos que lo facilitan o condicionan, en su caso, cual es la formación.

Which way the wind is blowing? ¿Por dónde van los tiros? Inquirió nuestro ilustre empresario anglosajón. Vaya por delante que el oriundo es un joven emprendedor –aún no ha cumplido los 40-, socio director de una empresa que surgió a nivel local en la región de Yorkshire hace un lustro y que hoy se ha expandido por todo el territorio nacional de aquel país con notable éxito.

La velada transcurrió sentados alrededor de una mesa, mirando al mar desde una terraza del Sardinero, disfrutando de unos refrescos que paliaban el intenso calor de este fin de semana pasado. Poco a poco fuimos “entrando en harina”, no en vano todas las personas del grupo somos bien profesionales bien empresarios. Y surgió una reflexión muy interesante relacionada con los recursos humanos en las empresas y las necesidades de perfiles nuevos para dar respuesta y adaptarse a entornos productivos cambiantes. Después de un apasionado debate llegamos a la conclusión de que las compañías anteponen la flexibilidad a la especialización. ¡Ojo al dato!

 2 Lorendo Vidal

No me sorprendió tal afirmación. La hemos escuchado en diversos foros a dirigentes nacionales y regionales de las organizaciones empresariales más potentes. Un caso muy cercano lo tenemos en el presidente de CEOE –CEPYME de Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña, que sostuvo esta tesis en el acto de graduación de la XXXVII Promoción de Alumnos de Decroly.

Esa tendencia ha llegado para quedarse. Nos lo dicen, también, los empresarios, sean individuales, autónomos y/o representantes de pequeñas, medianas y grandes 3 competenciascorporaciones. Sí. Los profesores responsables del módulo de Formación en Centros de Trabajo (FCT) en Decroly conocen perfectamente esta demanda de las compañías, gracias a los permanentes contactos con responsables de recursos humanos de las organizaciones de Cantabria, fundamentalmente. Hoy las empresas quieren reclutar profesionales que aglutinen habilidades y capacidades varias que complementen su cualificación profesional específica.

De hecho, sin que ello deba entenderse como una renuncia de las entidades a exigir personas bien formadas, especialistas, la tónica general durante los últimos años –particularmente desde el comienzo de este milenio-, centra los procesos de selección de personal en múltiples y diversas competencias. Personas con similar expediente académico y experiencia laboral, en su caso, dispondrán de mayores opciones de empleo tanto en cuanto posean habilidades y capacidades que aseguren un desempeño mejor.

 4 Pedroyprofesores

La realidad descrita anteriormente ha sido tratada en innumerables entradas de este blog. En Tecnología, dispositivos móviles e innovación educativa, de 8 marzo último, por ejemplo, describo el compromiso educativo de Decroly en clave de innovación y de aplicación de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) a la arraigada renovación pedagógica de los procesos de enseñanza – aprendizaje en este centro de FP. En Decroly concedemos un especial protagonismo a la orientación personal y profesional; a la implementación de una cultura de aprendizaje colaborativo permanente, dentro y fuera del aula; a la adquisición de toda suerte de competencias transversales de carácter emocional y social altamente demandadas por el empresariado. Sirva de muestra alguna muy valorada como la empatía, la resolución de problemas, el espíritu crítico, la autonomía, el pensamiento creativo,…

Permitidme citar expresamente el siguiente párrafo de aquella entrada por su significado de cara a alguna de las habilidades y capacidades que demandan las empresas:

 5 Habilidades y capacidades

Los profesores lo tenemos comprobado y los alumnos, también. La formación de equipos de trabajo; la interacción entre iguales; el respeto a los ritmos de aprendizaje; la asunción del error como oportunidad de mejora y la aceptación de un papel facilitador del profesorado estimula la motivación y autoestima de los estudiantes. Emulamos todos juntos la realidad que demanda la sociedad actual. Consecuentemente, Decroly ha generado un escenario capaz de afrontar las exigentes demandas de cualificación profesional y de posesión de competencias transversales, personales y sociales imprescindibles.”

En otro orden de cosas, la especialización profesional se complementa con otros aspectos de vital importancia hoy en día que añaden valor a una eficaz empleabilidad.4  ipad-820272_960_720[1] Me refiero al dominio de dos o más idiomas –el inglés ha pasado de ser una conveniencia a una necesidad y exigencia sine qua non-; a la competencia comunicativa convencional, oral y escrita, así como a través de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC); disponibilidad para viajar…

Todos los tertulianos coincidimos en estas apreciaciones… ¡y en otras muchas que, por obvias razones de espacio en esta entrada, retomaré en otra próxima ocasión! El hecho es que, siendo yo el único profesional de la educación, me sorprendió el diagnóstico unánime de todo el grupo que, por otro lado, se encuentra bastante extendido en círculos empresariales de Cantabria, de España y, ¿por qué no decirlo? de Europa y allende sus fronteras.

Hoy, el ámbito cognoscitivo de aquella vieja taxonomía de objetivos del psicólogo y pedagogo norteamericano Benjamin Bloom (1913-1999), completado, por otra parte, por el afectivo y psicomotor –así lo denominaba aquel ilustre personaje, ha dado paso a otros criterios plasmados en libros que hoy mantengo en la mesita de mi habitación, escritos por los más prestigiosos psicólogos y profesores contemporáneos, como Howard Gardner -Inteligencias Múltiples: la teoría en la práctica-; Mark Prensky –Enseñar a nativos digitales-; Daniel Goleman – Inteligencia Emocional- e -Inteligencia Social. La nueva ciencia de las relaciones humanas-;… 5  Pordondevanlostiros

Utilizada la traducción de la pregunta formulada por el padre de mis nietas inglesas Which way the wind is blowing? ¿Por dónde van los tiros? para dar título a esta entrada solo quiero reiterar la adoptada posición de Decroly en materia de formación y empleo desde su fundación. La justa ponderación de los resultados académicos en forma de competencias claves, profesionales, emocionales y sociales acerca a nuestros estudiantes a un lugar de preferencia de cara a su empleabilidad por mostrar un currículo muy competitivo, tanto por su especialización como por la interiorización de todos aquellos valores que demandan las empresas del s. XXI.

El desafío de la comunidad educativa decroliana se sitúa en su punto más álgido con el fin de visualizar aquellos escenarios que ni siquiera hoy conocemos pero que estamos seguros se encuentran detrás del humo producido por el incendio que asola el bosque de la era digital, ¡permítaseme la metáfora! En el corto y medio plazo van a aparecer nuevas situaciones empresariales, hoy desconocidas. Aquellos alumnos que pobláis las aulas de este centro de FP, y cuya inmensa mayoría pertenecéis a la Generación Z, estáis avocados a ejercer vuestra actividad profesional en diversas empresas y en puestos de trabajo inexistentes actualmente.

 8 libros (2)

Por todo lo anteriormente dicho concluyo afirmando que la innovación, la creatividad, la flexibilidad y la capacidad de adaptación son de las competencias más solicitadas por las empresas hoy y mañana. Decroly lo tiene claro. La especialización profesional, siendo muy importante, ha cedido el protagonismo parcialmente a esas habilidades y capacidades que se han convertido en un referente en el cambio de modelo productivo. En ello, ha tenido un papel protagonista considerable el impacto de las TIC, la globalización de la economía y, en su consecuencia, el resurgimiento de una sociedad multicultural, plurilingüe, multiétnica que exige una capacidad extraordinaria de adaptación a esa nueva situación presente y a otras, hoy desconocidas, en el futuro próximo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: