Profesionales autónomos del próximo futuro

Los tradicionales modelos de empleabilidad se encuentran agotados y emerge con fuerza la figura del profesional autónomo, muy cualificado, con gran capacidad de adaptabilidad a las circunstancias y demandas del sistema productivo: el e-lancer, un trabajador independiente que despliega su actividad empresarial o profesional online

 

En mi última crónica de 1 de junio incluí la noticia Finaliza el curso MENTORING para el fomento del espíritu emprendedor. Trataba con ello de informar a todos los lectores de mi blog sobre la finalización de un curso de preparación de tres profesores –Olga Umaña, Natalia solana y Gerardo Muñiz-1-fjm-150x150 orientado a la puesta en acción del Plan de Fomento del Espíritu Emprendedor, que verá la luz el próximo curso escolar 2012-2013, en el que participa Decroly como centro de referencia, junto a otros cuatro centros públicos de la Cantabria. 

 

Unos comentarios de Olga Umaña allí recogidos me han servido para profundizar en una de las opciones laborales de los jóvenes –y de los menos jóvenes- que empieza a tener un protagonismo de capital importancia. Me refiero al denominado e –lancer, también conocido por elancer o profesional autónomo, muy cualificado, que realiza tareas eminentemente o exclusivamente online. Esta denominación se atribuye a Thomas W. Malone, quien la utilizó en su libro The Future of Work: How the New Order of Business Will Shape Your Organization, Your Management Style, and Your Life  (El futuro del trabajo: ….), publicado por Harvard Business School Press, en 2004.

 

Hoy, ya no cabe la menor duda, hemos de incorporar la cultura emprendedora en el sistema educativo desde los niveles de educación infantil hasta la educación superior. Actualmente, y con mayor intensidad en un futuro inmediato, la cultura del autoempleo cobra una importancia sin 1-el-futuro-del-trabajoprecedentes. Por ello, es responsabilidad de las administraciones educativa y laboral, de las instituciones educativas y de los profesionales docentes establecer estrategias de orientación y asesoramiento de los jóvenes, particularmente, en el proceso de creación de su propia empresa.

 

La figura del emprendedor, orientada hacia la creación de empleo autónomo ocupa un espacio, aún pequeño, en torno a un 20% del total, en el ámbito empresarial y profesional de Cantabria. En concreto, según datos oficiales del pasado 30 de abril, 42.088 personas se encuentran dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de un total de 203.088, a esa fecha. No obstante, muchos expertos alertan sobre la conveniencia de explorar esta opción ante un cambio de ciclo de los tradicionales instrumentos de ocupabilidad: el funcionariado y el trabajo por cuenta ajena. Pues bien, en esta línea argumental aparece la figura del e-lancer, un trabajador cualificado e independiente que lleva a cabo su labor vía electrónica, a través de internet. Así, algunos ejemplos de ocupabilidad de los e- lancers serían la edición de libros; el diseño de sitios Web; comunicación con clientes o con colegas colaboradores vía telefónica o por correo electrónico;… Estos profesionales actúan, generalmente, desde su propio domicilio, ahorrándose de esta manera costes de infraestructuras y de oficina.

 

Es incuestionable que la vigente generación de jóvenes se encuentra muy cualificada. Los técnicos y técnicos superiores que produce el actual subsistema de Formación Profesional Inicial, por ceñirnos a ese nivel educativo en el que Decroly se encuentra absolutamente más comprometido, han sido imbuidos de una cultura profesional que combina creatividad, innovación y emprendimiento con el desarrollo de capacidades sociales, la consolidación de las competencias básicas y la implementación de otras  profesionales adquiridas a lo largo de su proceso formativo. Desde que Europa declaró el año 2009 Año Europeo de la Creatividad y la Innovación, Decroly ha impulsado el objetivo general de “promover la creatividad por medio del aprendizaje permanente, como motor de la innovación y como factor clave del desarrollo de las competencias personales, laborales, empresariales y sociales de todos los individuos, así como de su bienestar social.”

 2-elancers_egg5_med1

 

Hoy, más que nunca, la sociedad demanda a los jóvenes profesionales que den un paso al frente y contribuyan a su propia empleabilidad a través del trabajo autónomo, en cuyo espacio, los e-lancers ocupan un lugar a explorar muy destacable. En un futuro inmediato, intuyo que el colectivo de profesionales y empresarios autónomos se va a incrementar muy sensiblemente, en un escenario previsible y propicio para impulsar el crecimiento y el empleo.

 

Pero conviene tener en cuenta, además, que los jóvenes profesionales que surgen de nuestras aulas han desarrollado habilidades y capacidades 31adicionales gracias al cultivo de su inteligencia emocional, como la empatía, proactividad, trabajo en equipo,… En este sentido, y refiriéndome más concretamente al trabajo en equipo, os animo a considerar opciones de trabajo cooperativo, conciliando intereses comunes que permitan la creación de empresas multidisciplinares, para ofrecer a los potenciales clientes aquellos productos y servicios orientados a la obtención de ventajas competitivas de calidad, al mejor precio del mercado, convirtiendo sus ideas en resultados y sus procesos en estrategias de éxito.

 

El siglo XXI ha cambiado gracias, entre otras razones, a las redes sociales cuyos creadores e impulsores rayaban con la adolescencia cuando las proyectaron. Ellas han influido notablemente en los veloces e imprevisibles momentos en los que vivimos hoy en día. La crisis que nos azota impasiblemente desde hace años marcará el comienzo de una nueva sociedad, según expertos de las más diversas áreas del conocimiento. ¿Qué futuro nos espera? ¿Cuál será el papel que desempeñarán quienes hoy pueblan nuestras aulas de formación profesional, por ejemplo? ¿Qué perfiles profesionales demandará la sociedad en los próximos 20 años? ¿Cómo conciliará esta generación de jóvenes emprendedores independencia y autonomía con inseguridad? ¿Qué papel jugará la justicia social que hoy disfrutamos en el nuevo modelo de sociedad?

 

Buceando por la red, he encontrado escritos que hacen alusión a unas eventuales profesiones que serán demandadas en un futuro no demasiado lejano: Acuicultor, nanomédico, webgardeners, microemprendedores, policía medioambiental, narrowcastes, bioinformático… Hoy nos parecen términos incomprensibles; mañana, estos y otros similares identificarán las profesiones más demandadas y lucrativas.

 4-futuro-incierto1

 

Finalizo con una llamada al cambio. En los hombros de los jóvenes de hoy descansa el futuro de una sociedad que se retroalimentará con las iniciativas de sus propios ciudadanos que la integran. El futuro es incierto, sí; pero es preciso afrontarlo con determinación y adaptación a los nuevos tiempos que se avecinan, marcados por unas expectativas de futuro absolutamente inimaginables. Solo cabe coger el tren del cambio permanente. Al fin y al cabo, ya lo decía Confucio (551 a.C. 479 a.C.) “quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: