Archivos diarios: febrero 24, 2012

Mi crónica

Ni siquiera durante el “acueducto” de carnavales hemos podido disfrutar, algunos, de una conveniente tranquilidad y necesario descanso