Una vuelta por “mi colegio”

Una de las personas que más han influido en mi vida ha sido doña María Torner; ella me llevó a hacer el examen de ingreso al Colegio Calasanz de los PP Escolapios de Santander

 

pangelruiz1¡Qué casualidad! Una vez más, doña María acertó en la diana con su decisión. Los Escolapios –mi Colegio- se convirtieron en mi segunda casa. Allí, en setiembre de 1962 –pronto hará cincuenta años- siendo rector el P Ángel Ruiz, más tarde Provincial y General de la Orden, inicié mi Bachillerato Elemental, después de aprobar el preceptivo examen de ingreso, con diez años cumplidos, tal y como estaba regulado en aquel momento. Debo manifestar que, aunque eligiera una segunda beca de la denominada Diputación de Santander, inicialmente me matriculé gracias a otra que me concedió el Colegio sin la cual no habría podido iniciar mis estudios, por falta de medios económicos.

 

Mi vida ha estado marcada por la influencia inconmensurable de doña María Torner y la que ejerció, en el período más hermoso de mi adolescencia, el Colegio Calasanz de los PP Escolapios. Mi reconocimiento a profesores ilustres de aquella época, como P Raúl, don José, P Fernando, don Pedro, P Gaspar, don Mario, P Eustasio, Orlando, P Javier Cavada –actual Rector-, don Antonio, don Narciso, don Félix, P Manuel, P Maximiliano,… Allí conocí y compartí momentos maravillosos con unos compañeros extraordinarios, la mayor parte de ellos grandes amigos desde entonces: Pedro, Luis, Nacho, Jose, Jacinto, Álvaro, Angel, Paulino, Vicente, Paco, Carlos,… Y es un amigo entrañable, “Miguelín“ Alonso, el culpable de escribir estas líneas repletas de sentimiento y agradecimiento positivos al Colegio Calasanz, al que siempre me he referido orgulloso como “mi colegio”.

 escanear0006_ok

 

No quiero desperdiciar esta ocasión, al hilo del escrito publicado en el Diario Montañés el pasado 28 de noviembre por José Antonio Álvarez Gómez, Rector del Colegio Escolapios de Villacarriedo, sin previamente dejar constancia de un hecho que suscita críticas, recelos, y animadversión por un sector intolerante de los agentes sociales. Sostiene este colectivo que la enseñanza pública es la única garante de valores como la solidaridad, igualdad de oportunidades, equidad, no discriminación,… atacando con quiméricos y trasnochados argumentos al conjunto de la enseñanza privada. Esos y otros muchos – perseverancia, responsabilidad, trabajo, lealtad, honestidad, autodisciplina, coraje, esfuerzo,  amistad,…- son la bandera de la mayor parte de los centros de iniciativa social. Y yo me rebelo ante tales afirmaciones de una parte de los agentes sociales del sector, porque son falsas. Un buen ejemplo es el que nos ocupa. Yo doy fe, una y otra vez, ¡y cuantas veces sea necesario y conveniente!, en cualquier foro en que me encuentre. Además, no dejaré de proclamar ¡SI, a la libertad de enseñanza!; NO, al sectarismo y al monopolio.

 

El actual colegio Calasanz de Santander y el colegio Escolapios de Villacarriedo, son el fruto de la expansión por el mundo de una obra que fundara José de Calasanz en 1597, en Roma, en la iglesia de Santa Dorotea de Trastévere. Aquella escuela posee el privilegió de ser la primera escuela pública, popular y gratuita de la edad moderna en Europa. Y, en Cantabria, como relata el P Álvarez Gómez, los escolapios fueron pioneros, abriendo su colegio de Villacarriedo en 1746.

 escanear0004_ok

 

Antes de transponer literalmente el escrito del Rector Álvarez Gómez quiero resaltar que “Miguelín” nos escribió un correo electrónico a todos sus compañeros “escolapios” de la época, repleto de cariño y sentimiento, como siempre que se refiere a “mi colegio”, a “nuestro colegio”, con esta bonita frase referida a su publicación en el DM: “No todo va a ser política, también debemos recordar aquellos momentos maravillosos que forman parte de nuestra historia”.

 

El próximo viernes nos reunimos los “escolapios” de mi curso, alrededor de una mesa, eso sí, en un evento organizado por “”Miguelín” y, seguramente, al final, cantaremos todos juntos el himno del colegio que tanto valor emocional nos produce:

 

Las campanas repican vibrantes,
Calasanz, volteando en tu honor,
y los cirios te ofrecen semblantes
en tu altar su poema de amor;
así quieren tus hijos queridos
sobre el son de las torres cantar
y con besos de amantes latidos
ser los cirios que alumbren tu altar.
Gloria y honor, gloria y amor a Calasanz.

 


barras_animadas_0141




San José de Calasanz: el primer maestro

DM 28.11.2011 –

Por José Antonio Álvarez Gómez, Rector del Colegio Escolapios de Villacarriedo

 

José de Calasanz ha sido, sin duda, uno de los más fieles seguidores del Evangelio de Jesús. Cuando nadie se preocupaba de la educación de los niños pobres de Roma, él intentó redimirlos con la mejor riqueza que se le puede dar a un ser humano: la educación por medio de la escuela. Y a fe que lo consiguió. No fue un pedagogo de teorías muy sabias, fue un hombre práctico que comenzó a enseñar a aquellos niños olvidados de todos a leer, a escribir, a contar y también a rezar al Dios bueno que nos salva. Su método era sencillo y práctico. Cuando sus escuelas, las Escuelas Pías, se fueron extendiendo, primero por los alrededores de Roma, luego por otras ciudades de Italia, como Florencia, el método calasancio se fue perfeccionando. Quería para sus maestros, los escolapios, los mejores medios que ayudasen al niño en el conocimiento de la ciencia. Los religiosos escolapios tenían que llevar una vida de gran pobreza, pero en lo que se refería a la enseñanza de los niños, él ordenaba que no se escatimaran los gastos.

 

Fue amigo de dos grandes intelectuales de la época, cada uno en su rama científica particular, Galileo Galilei y Campanella. Galileo ha sido, sin duda, uno de los mayores científicos y astrónomos de los siglos de oro de la cultura europea; Campanella, filósofo profundo y poeta. Ambos también mal vistos por las autoridades eclesiásticas y políticas de la época por ser tan innovadores de los valores del humanismo cristiano de la época. Sin embargo y por ello, José de Calasanz les tiene en gran aprecio, porque ve en ellos el avance implacable de la ciencia y la cultura. Él enviaba a algunos de sus religiosos jóvenes, allá en Florencia, a casa de Galileo, para que aprendieran de sus labios la ciencia que él quería enseñar a sus niños.

 

Estas amistades le causaron a Calasanz y a alguno de sus religiosos unos cuantos problemas ante la Inquisición. Pero no solamente esto, ya el hecho de que quisiera educar a los niños pobres era una revolución que mucha gente acomodada de aquella época no estaba dispuesta a tolerar. ¡Qué se ha pensado ese curita español, educar a los pobres! Y aunque papas y muchos cardenales lo veían bien, otros pensaban que estos muchachos, ya más formados y espabilados con la cultura, no serían una mano de obra fácil de manejar. El antiguo equilibrio de los ricos y los pobres se comenzaba a desajustar. Por eso Campanella aplaude la valentía de estos religiosos escolapios que con denuedo están introduciendo una cuña en la sociedad, no para destruirla, sino para transformarla en una sociedad más justa y acorde con el Evangelio de Jesús.

 

La obra de Calasanz se fue extendiendo por Europa. A finales del s. XVII, casi cien años después de que Calasanz echara a andar su proyecto educativo, se comenzaron a fundar los primeros colegios de escolapios en España. El de Moyá, en la provincia de Barcelona fue el primero, en 1683. Luego vinieron otros ya en el s. XVIII. Entre ellos el de Villacarriedo que abrió sus puertas a los primeros alumnos el 13 de junio de 1746.

 

No había en aquellos tiempos colegio alguno dedicado a los niños. Sólo seminarios donde se educaba a los miembros jóvenes de las Órdenes religiosas. Villacarriedo ostenta el privilegio de ser el primer colegio de nuestra región dedicado a la niñez y juventud. En él se han formado eminentes personas de la cultura española y también honrados y sencillos padres de familia que con su tesón, heredado de la formación humana, científica y religiosa recibida, han sabido construir y han hecho prosperar a nuestra tierra cada uno allá donde las circunstancias de la vida le ha llevado. Como parte importante de la formación integral que quería San José de Calasanz para sus colegios, se encuentra en nuestro colegio un excelente museo pedagógico con variedad de aparatos de física, electricidad, etc. Y todo tipo de fósiles, minerales, animales disecados y una excelente colección de conchas marinas regalada por uno de sus más eximios alumnos, el biólogo Augusto José González de Linares. Hay que señalar también que unos cuantos escolapios de Villacarriedo contribuyeron a la creación del primer Instituto de Santander.

 

Actualmente el Colegio se ha tenido que adaptar a las circunstancias precarias de la educación en nuestra sociedad actual. Es un auténtico colegio rural, que acoge a niños y niñas de la comarca carredana junto a un internado de poco más de cien alumnos y alumnas. En él se vive el auténtico carisma de San José de Calasanz. Se educa en los valores humanos, científicos y religiosos. Se acoge también a varios niños y niñas de diversas confesiones religiosas, respetándolos y compartiendo con ellos la amistad escolar y el compañerismo que pasa por encima de ideologías y creencias. En este sentido queremos seguir el espíritu de nuestro Patrón San José de Calasanz que allá en aquella Roma de finales del quinientos y comienzos del seiscientos, acogió a niños de religión judía.

 

Muchos son los alumnos y alumnas que habiendo fracasado en otros centros encuentran en Villacarriedo el medio oportuno para recuperar su dignidad de estudiantes, que habían perdido, y poder salir después al mundo con una experiencia de exigencia y trabajo que necesitan en la vida. Tenemos nuestro método propio, adaptado a estos chavales como lo tuvieron los escolapios de otros tiempos en sus circunstancias particulares. Y sin duda da un buen resultado.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: