El futuro se encuentra en una formación profesional renovada

Esta aseveración puede calificarse de recurrente. Desde todas las esferas políticas, económicas, sociales y educativas de instituciones de la Unión Europea y de España, la formación profesional ha centrado el foco de atención, especialmente, desde que se iniciara este siglo XXI.

 

Desde las máximas instancias de la Unión, la Comisión Europea presentó el pasado mes de junio su plan “Europap42529752 2020”. Este plan aspira a sensibilizar a la ciudadanía y atraer más estudiantes al sistema de formación profesional. Otra manifestación, formulada por la Comisión, hace referencia a la necesidad de mejorar la calidad de la oferta formativa en todos sus regímenes y modalidades. La propuesta presentada se debate ya en toda Europa por los agentes económicos y sociales, además de los respectivos gobiernos estatales y autonómicos. El objetivo prioritario del plan consiste en establecer una agenda unitaria para los próximos diez años, así como ampliar y actualizar la formación profesional.

 

12-europa-2020-tratado20de20lisboa1Europa 2020 se convierte, de esta manera, en un referente para la nueva estrategia europea de crecimiento económico y empleo durante la próxima década. Uno de los objetivos principales de «Europa 2020 » consiste en elevar los niveles educativos con el fin de satisfacer la demanda de nuevas capacitaciones más especializadas. Es obvio y no requiere, en mi opinión, debate alguno, que el mercado laboral europeo y, por ende, el español, está cambiando a un ritmo jamás conocido. Es preciso adaptarse, cuanto antes, a las exigencias de una evidente globalización y a los avances y desarrollo tecnológico, entre otros. El mercado, no obstante, se ralentiza o experimenta dificultades para sostener ese ritmo a causa, en un alto grado, de la falta de preparación y cualificación de muchos trabajadores.

 

Es importante comprender que, hoy en día, los puestos de trabajo más básicos exigen unos conocimientos técnicos considerables. Es conveniente recordar que, en España, existen más de once millones de trabajadores sin una cualificación acreditada. En Europa, por otro lado, existe una situación similar en la que un tercio de la población en edad de trabajar- aquellos comprendidos en una horquilla entre 24 y 64 años- carece de cualificación o, en su caso, posee una titulación de nivel 1. En este sentido, los europeos nos encontramos en unas circunstancias desfavorables si nos comparamos con otras regiones del mundo como EEUU, Canadá, Japón o Corea del Sur.

 

Los empresarios europeos y españoles –por supuesto los cántabros, también- se han quejado durante años del 13-cuelificaciones-reactor21escaso número de trabajadores cualificados. El desempleo ha aumentado hasta límites, casi insostenibles, como consecuencia de la recesión y de la crisis. Sin embargo, esa crisis económica demanda mano de obra cualificada que el sistema no ha sido capaz de proporcionar. Por otro lado, existe una evidente presión sobre los trabajadores para que aumenten su productividad, en parte justificada por el creciente número de jubilados, cuyos puestos nos han sido repuestos.

 

La Comisaria de Educación, Androulla Vassiliou, ha hecho públicas unas manifestaciones en la que exhorta a los europeos a transformar la imagen de la formación profesional, para adaptarla a la realidad que nos toca vivir. El plan describe varios procedimientos para garantizar el aprendizaje a ciudadanos de todas las edades y facilitar las estancias de prácticas en otros países en el marco de la formación profesional. Propone, asimismo, medidas para fomentar la creatividad y el espíritu emprendedor, paliar el abandono escolar y ayudar a los desempleados, los inmigrantes y las personas con discapacidad.

 

En España y en Cantabria se implanta con celeridad un nuevo sistema renovado de formación profesional, derivado de los mandatos de la LOE. El alumno se ha convertido en el actor principal del sistema. Se antepone el aprendizaje a la enseñanza y la preparación técnica y la experiencia práctica a los conocimientos teóricos. La formación profesional ha ganado espacio a las opciones universitarias. Ahora, la formación profesional es una opción de primera que proporciona el desarrollo personal y profesional adecuado para afrontar el reto y demandas de la sociedad actual y futura en materia de empleo cualificado.

2 comentarios

  1. Precisamente ahora nos estamos renovando José Manuel, Tommy y yo. Y hemos coincidido con Álvarito…

    Me gusta

  2. Pues que sorpresa más agradable, ¿no?

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: