Un modelo de futuro para DECROLY

La progresiva implantación de los nuevos ciclos formativos, fruto de la aplicación de la LOE, sustitutos de aquellos derivados de la LOGSE actualmente en vigor, modifica sustancialmente la estructura organizativa de DECROLY. La ampliación a 2000 horas de todos ciclos, sean de Grado Medio, sean de Grado Superior, exige una remodelación de la oferta educativa que afectará a nuestra comunidad educativa, particularmente al profesorado.

 

En la actualidad DECROLY ofrece CUATRO ciclos formativos de UN año: Gestión Administrativa –Grado Medio-; Gestión Comercial y Marketing, Secretariado e Información y Comercialización Turística –Grado Superior-. Los nuevos ciclos formativos, derivados de la implantación de la LOE, correspondientes a los anteriormente citados, serán de DOS años y entrarán en vigor a partir del curso 2010-2011. En consecuencia, a medida que se amplia UN año en cada uno de esos ciclos, snews251erá preciso suprimir UNA unidad de las que actualmente se encuentran en funcionamiento.

 

Los alumnos de Gestión Administrativa (GA), Administración de Sistemas Informáticos (ASI) e Información y Comercialización Turística (ICT) iniciarán el nuevo plan de estudios de DOS años en el curso 2010-2011. Por tanto, en el año académico 2011 – 2012 progresan a segundo curso. Ello exige, como citaba anteriormente, la supresión de DOS unidades de entre las que actualmente se encuentran funcionando. Después de una reflexión objetiva y argumentada, hemos tomado la decisión de suprimirlas de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI). En concreto, las dos unidades de Auxiliar de Fontanería y Climatización. A partir del curso 2012-2013, y en aplicación de los nuevos planes de estudio LOE será preciso suprimir DOS unidades más. DECROLY, tal y como se ha debatido en la Mesa de la Concertada, pactará con la administración educativa la permanencia del profesorado afectado reasignándole otras funciones de apoyo a la práctica docente, al refuerzo de la atención del alumnado y a la participación en programas y proyectos amparados por la Consejería de Educación.

 

Esta situación, u otra muy similar, se encuentran en todos los centros de Formación Profesional Específica. La Consejería no permite ampliar unidades. Eso sí, los agentes sociales, representados en la Mesa de la Concertada, hemos pedido consensuar con la administración educativa el escenario de la futura oferta formativa de formación profesional en Cantabria.

 

El curso 2011-2012 requerirá una reubicación del profesorado, de acuerdo con sus titulaciones y los módulos o materias que estas les permiten impartir. Habrá cambios y debemos prepararnos para ello. Dado lo ajustado de nuestra plantilla, por imperativo legal, y por ser una plantilla heredada de la “vieja” FP1 y FPII, somos conscientes –la Consejería de Educación también- que va a existir un déficit – exceso de profesorado.

 

El Equipo Directivo en DECROLY va a producir un calendario horario para el próximo curso 2010 – 2011 que permita una reasignación de módulos y materias del profesorado, teniendo en cuenta la puesta en funcionamiento de los nuevos Ciclos LOE de Grado Medio –GAD- y de Grado Superior –ASIR-.

 

DECROLY, por otro lado, debe velar por su viabilidad como empresa, en estos momentos de crisis, con una visión de futuro y de permanencia en el sector. Por ello, a la necesaria e imprescindible aportación a la formación de técnicos de nivel I, II y III, a través de programas de Formación Profesional Inicial, deberá contemplar, como ahora hace, su participación, desarrollo y contribución en la Formación Profesional para el Empleo. La colaboración con el mundo empresarial ha formado parte de nuestra cultura académica y empresarial. Por ello, yo no concibo la existencia de DECROLY sin un desarrollo sostenido de actividad en el área de Formación Profesional para el Empleo.

 

Por otro lado, el tiempo pasa y la personas también. Luego yo, también paso. Mi vida profesional, por razones de edad, entre otras, independientemente de las angustiosas noticias que escuchamos, leemos y vemos, en materia de jubilación, está próxima a su conclusión. Por tanto, mi mejor aportación a la empresa consistirá, si lo consigo, en dejarla en el momento más alto de desarrollo y prestigio profesional. Ello será con la participación y contribución de todos. El futuro exigirá, igualmente, participación y contribución, pero también compromiso, dedicación, esfuerzo y logro de resultados positivos, académicos y empresariales.

 

Los resultados académicos me preocupan, pero la trayectoria de los últimos años me anima a pensar que seguirán siendo positivos. Nuestra relación con el mundo empresarial, sin embargo, será una de nuestras debilidades cuando yo no esté. Por ello, invito a una reflexión seria sobre la viabilidad de la empresa que, en mi opinión pasa, inevitablemente, por la contribución del área de formación para el empleo. Existe una fórmula “mágica” p

A %d blogueros les gusta esto: